sábado, 24 de septiembre de 2016

FAMILIA FELIZ


Hoy me levanté y respiré tu aroma por mi habitación, te veo con mi camisa azul cielo como pijama particular, escucho tus "buenos días" susurrado a mi oído, tus labios me rozan y terminan juntándose con los míos concluyendo en un dulce beso matutino, tu sonrisa es mi despertador de la rutina asesina, pero todo esto es un sueño, un sueño que se repite cada noche y nunca me devuelve al pasado. 
Alguna vez me han preguntado si repetiría lo que hice en el pasado y mi respuesta, sin duda, es...¡sí!. 
Estaría dispuesto a que aquella hechicera me inyectara de nuevo el veneno del amor para que tú, como ángel caído del cielo, aparecieras para socorrerme en el peor momento, aunque lo único que quiero y pido es un desenlace alternativo, me niego a echarte como hice en su día por la puerta de atrás marchando contigo los sueños incumplidos y las promesas fallidas. Solo deseo que regreses y te mantengas conmigo incluso en los momentos que me merezco una fuerte bofetada a mano abierta. 
Ciertas personas me dicen que busque otra mujer, otra que me hará olvidar, ¿pero como voy a olvidar a la ladrona de corazones que en tan poco tiempo me hizo creer en la mierda llamada amor cuando además todo iba cuesta abajo?.
Miro fotos, leo tus cartas y añoro los recuerdos a tu vera, ¿por que?, esa pregunta me ronda la cabeza después de tantas noches de vigilia buscando las palabras que puedan justificar los hechos acontecidos. Y pensar que todo esto viene por una mala elección y en este asunto no existe el rescate ni la vuelta atrás. Ante tan duras afirmaciones me quedo mirando por la ventana como llega la noche, mientras el tabaco me consume por dentro, la noche es mi única compañera y a mi alrededor todo sigue igual como aquel fatídico día.