lunes, 30 de enero de 2017

DEL TRIGO MAS LIMPIO, LA HARINA MAS BLANCA


Desde que puso en marcha la flamante fábrica de harinas, al momento y desde el primer día de producción, fue muy fácil liderar el mercado dentro de la provincia, todo era sencillo, no era necesario preocuparse de nada, la fábrica funcionaba con la inercia rutinaria de cada día. Con maquinaria de prestigiosas marcas como: José Pané S.A., Morros S.A., Daverio y Cia S.A., este último fabricante hizo llegar desde suiza la maquinaria más actual e innovadora para las nuevas instalaciones.
Pasados los años bajó sustancialmente su peso en el sector, su antigua manera de pensar era un inmenso mar de miedos, los acontecimientos lo anulaban para encontrar soluciones acertadas a esos ataques del mercado con una competencia del sector cada vez más voraz.  Y comprendió, el miedo que dejaba crecer en los rincones de su mente era mucho peor y corrosivo que la situación real cuando se mostraba en el momento presente. Aquello que le daba un miedo terrible nunca llegaba a ser como tiempo atrás había imaginado.
Llegó el día en que hubo de enfrentarse a las adversidades, antes su antigua manera de pensar daba más importancia en lo que podía ir mal que en lo que podía ir bien para mejorar la producción y la consecuente venta de las harinas.
Las conclusiones llegaron a tiempo, eran necesarios los cambios constantes, tanto si eran esperados como si no y al poco tiempo las nuevas creencias fomentaron una nueva actitud y nuevos comportamientos de los trabajadores, fue sencillo, pronto dieron con la posibilidad de obtener del trigo más limpio la harina más blanca con una calidad excelente.
Los cambios del mercado ya no les afectaban, más bien generaban y lideraban los cambios que se sucedían en el ramo de las harinas y sémolas.
La clave ante los inminentes acontecimientos se resumieron en: previsión ante los cambios del mercado, control del cambio, adaptarse al cambio, aplicar cambios en la fábrica, disfrutar con esas mejoras y seguir atentos a los posibles nuevos cambios día a día. Así fue como desde los años 30 hasta los años 70 la fábrica era un referente a seguir dentro de la industria del país.

















































6 comentarios:

  1. Precioso documento. Que sitio mas bonito para visitar. Me gusta ver máquinas de molineria antigua. Esos elevadores y esas transmisioned en madera. Impresionantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita por este blog, quedo sumamentecontento por tu svisita, tu comentario y mostrar el aprecio hacia este tipo de lugares.
      Un fábrica pequña, pero para lo pequeña que era ,,,, buff,,, mucha producción. Las máquinas estaban muy apretujadas, muy poco espacio para moverse. El lugar estaba intacto desde que cerró en los años 60. Sorprendente el estado de conservación y como siempre historias anónimas de las que nadie recuerda. Anotaciones en la pared de la oficina, una de las gorras
      de un trabajador quedó allí olvidada, libros de sencillas cuentas de entregas, máquinas, sacos de harina preparados para ser entregados, etc....
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. gracias!!! en cantado de que te haya emocionado con las fotos y el texto de la historia.
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  3. Se nota que además del deterioro, sientes debilidad por el ambiente industrial. En este, te mueves como pez en el agua y las historias que imaginas en torno a él encajan a la perfección y estimulan más, si cabe, la imaginación. No añado nada nuevo si te digo que disfruto mucho con tus trabajos. Sigo impaciente por recibir la nueva entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmela,
      Tus comentarios siempre son muy bien recibidos y sabes que me encanta recibirlos y contestarlos.
      Bueno, una vez dentro del lugar uno ya está tranquilo haciendo las fotos, Estuve cuatro horas dentro hasta finalizar todas las fotos. Algunas estancias eran oscuras completamente , sin ningún tipo de luz. Desde luego un lugar excepcional, en el que para nada desde el exterior podía imaginar ni por un momento que en su interior iba a encontrar semejante tesoro.
      En la parte contigua a la ´fabrica habían viviendas, supongo que de trabajadores, pero fue imposible entrar, estaban cerrados.
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar